martes, 18 de septiembre de 2012

Miguel Pereira

6.jpg


Nací en Madrid, crecí en Galicia y allí aprendí a borrar fronteras con lápices de colores fríos. Ahora, sin identidad territorial estoy de paso por la capital. Maestro de profesión, aprendiz de vocación, cultivo las aficiones más antagónicas y disparatadas para engordar el de por sí henchido concepto que mi abuela tiene de mí, entre las que voy, vengo y casi siempre me entretengo. Desde hace aproximadamente un año he trasformado el peligroso exceso de creatividad que vagaba por mi mente en una nueva afición: microrrelatar.


Como casi todos los microrrelateros estoy presente, sin más brillo que el resto, en algunas publicaciones: "El día de los cinco reyes y otros cuentos" (con PAPERMAN); "Los Jardines Secretos de la Picota" (con LOS PIRATAS Y EL TESORO y UNA VISITA ÚNICA ); Cachitos de Amor (EL FLECHAZO); “Eros” (con TOC-TOC ); “Historias de portería” (con TRAS LA MIRILLA); “Bocados Sabrosos II” (con EL TESTIGO).

Y de manera testimonial, como le suele suceder a muchos, he recibido algún que otro aplauso concursero:

Julio 2011.Microrrelatos de una Guerra (Cadena SER). Finalista de la 3º semana. LOS SEIS ENTIERROS DE MI ABUELO

Enero del 2012. Segundo seleccionado en el II Concurso de Microrrelatos Esculpiendo Historias. Editorial la Fragua de Metáforas. EL PEREGRINO.

Marzo del 2012. Tercer clasificado en el III Concurso de Microrrelatos "Claves en Diagonal" EL HOMBRE ARRUGADO.

Abril del 2012. Ganador del III Concurso de microrrelatos de las Bibliotecas Públicas de San Javier. CAPERUCITA Y EL LOBO.

No obstante, igual de válidos me parecen los tomates que crecen en el pequeño huerto de balcón que he plantado (http://cuentospigmeos.blogspot.com.es/) . Allí los microrrelatos campan a sus anchas; los cuerpos desnudos visten historias y de vez en cuando un par de ojos busca, entre líneas, agujas grandes y toscas (anhelando la singularidad de los cíclopes).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.